+Todas las noticias

MOTRIL ROMPE EL HERMETISMO DE SU LONJA PARA MOSTRARLA COMO ATRACTIVO TURÍSTICO

 Es un espectáculo tan especial que impresiona hasta a los que están hartos de verlo. Los barcos avanzando despacio a la caída de la tarde, atracando lento después de una jornada de lucha contra las olas, con los colores del atardecer y las cajas de pescado volando por los aires, como trofeos logrados con mucho esfuerzo. Este ritual es el que quiere aprovechar Motril para sumar un atractivo más gracias a su pesca tradicional, que sobrevive a duras penas y que puede que el precio del gasoil y las estrictas normativas la vayan extinguiendo.

Cerrada desde hace años al público como tal, hasta los propios pescadores se quejan del «hermetismo» con que se ha guardado la lonja y el puerto pesquero en general. «Han venido colegios de por ahí e hijos y nietos de pescadores no nos habían visitado», dice el patrón mayor de la Cofradía, Ignacio López Cabrera, que comprende las medidas de seguridad que establece el puerto, pero que no comparte estar tan cerrados a la gente y que no puedan acceder vehículos, como antes.

Dentro de esa discreción, la apertura al público de la lonja y al turismo es un gran paso para los pescadores que quieren que su debilitada profesión se conozca de cerca y desde dentro. «Nos parece muy bien vincular la pesca al turismo, que la gente pueda ver la calidad de nuestros productos y degustarlos en cualquier restaurante cercano ya que nos ayudará a dar a conocer la marca ‘Motril’», señala el patrón mayor, que explica que esto es un punto de partida para desarrollar más proyectos turísticos vinculados a la pesca como, por ejemplo, unas mejilloneras o la creación de algún otro atractivo.

Pero ahora toca promocionar la lonja y, de paso, el método pionero que tienen de reciclaje los pescadores de Motril que, además, donan sus excedentes al Banco de Alimentos.

El Ayuntamiento motrileño es el promotor de esta acción turística que es la primera vez que se organiza. El proyecto se llama ‘descubre los secretos de la lonja’ y está subvencionado –43.600 euros– por la Consejería de Agricultura y Grupo de Desarrollo pesquero de Granada Pesca con fondos europeos.

Las visitas comenzarán en agosto y se realizarán durante un año gracias a este presupuesto, aunque la intención del Ayuntamiento será prolongarlo en el tiempo. Habrá servicio de guía turístico por la lonja, material promocional y hasta la proyección de un vídeo para conocer cómo trabajan los pescadores. Un grupo de armadores son los que tienen actualmente la autorización de uso de la lonja, que podrá ser visitada por la mañana por colegios, institutos, asociaciones… Y para el turista en general o el visitante autóctono, el recorrido se hará sobre las cinco o seis de la tarde, que es cuando comienzan a llegar los barcos cargados al puerto. Se llevarán a cabo todos los días que abra la lonja sin necesidad de reserva previa, salvo en el caso de grupos de más de quince personas para los cuales si será necesaria concertación previa, a través de la Oficina de Turismo o de la Cofradía de Pescadores.

La alcaldesa de Motril, Luisa García Chamorro, señaló que esta es una oportunidad para conocer el sector pesquero tradicional que está «tan castigado» y que podrían encontrar alguna salida profesional ligada al turismo, como ocurre con el agroturismo, que está dando sus primeros pasos en el municipio motrileño.

«La lonja es nuestra tradición, una de nuestras señas de identidad, además nuestros pescadores son un ejemplo por el proyecto de reciclaje que llevan a cabo y por sus donaciones al Banco de Alimentos», resaltó la alcaldesa que apuntó que las visitas a la lonja se redondearán con degustaciones del pescado motrileño.

El puerto de Motril también colabora con esta promoción turística y el presidente de la Autoridad Portuaria, Francisco Álvarez de la Chica, resaltó que se trata de un modo de conocer la lonja como atractivo y de valorar «la pesca como fuente generadora de riqueza en nuestra zona».

Los pescadores están satisfechos de poder mostrar su actividad a los motrileños y al resto del mundo, el pescado vivo en las cajas, después de un duro día faenando en la incertidumbre de la mar.

 

Newsletters ITUR

Subscríbete al boletín de noticias de ITURGRANADA



Consultar Plan Estratégico AEI